Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.

Idioma:   
Zona
Valle de Ricote
Servicios Vive Zone
Adra y Roquetas de Mar
Albacete
Alicante
Barcelona
Benidorm - Marina Baixa
Cartagena - Mar Menor
Granada
Los Alcazares
Madrid
Molina de Segura
Motril
Murcia
Sevilla
Tenerife
Torrevieja - Vega Baja
Valencia
Valle de Ricote
Zaragoza
Logo de Inicio de sesión de usuario
Iniciar sesión
Incluye tu negocio
Conócenos
INICIO
INFORMACIÓN TURÍSTICA
QUÉ VISITAR
QUÉ HACER
PLAYAS
DÓNDE DORMIR
DÓNDE COMER
DÓNDE SALIR
DÓNDE COMPRAR
RESERVAS
GASOLINERAS
BANCA
TRANSPORTE
EMERGENCIAS
EMPLEO Y FORMACIÓN
MEDIO AMBIENTE
SALUD Y BELLEZA
DEPORTES
CIUDADANO
MOTOR
SERVICIOS PROFESIONALES
INFORMACIÓN TURÍSTICAINFORMACIÓN TURÍSTICA
GUÍA PRÁCTICAGUÍA PRÁCTICA
DESCUBRE LA CIUDADDESCUBRE LA CIUDAD
HISTORIAHISTORIA
FIESTAS LOCALESFIESTAS LOCALES
TIEMPOTIEMPO
NOTICIASNOTICIAS
INFORMACIóN TURíSTICAHISTORIA22 SEPTIEMBRE 2019

HISTORIA EN VALLE DE RICOTE

Blanca antigua

El Valle de Ricote es también llamado Valle Morisco debido a la gran importancia que este pueblo tuvo en la zona. Este legado islámico se remonta a la invasión musulmana de la Península Ibérica en el siglo VIII.

No obstante, el Valle de Ricote ha estado habitado desde tiempos del Neolítico debido a su cercanía al río Segura y a su localización entre montañas, un enclave fácil de defender. Pruebas de este periodo histórico en la zona las podemos encontrar en los yacimientos del Peñón de Mazarrón y la Cueva del Peñón en Ricote.

Más tarde, íberos, fenicios y romanos también ocuparon el Valle, pueblos que dejaron su huella debido a la utilidad que le dieron a las aguas termales de la zona que, hoy día, aún damos uso y donde destaca el balneario de Archena.

Gurogú

Sin embargo, la importancia histórica del Valle de Ricote radica en el pueblo morisco. Como hemos comentado, la invasión musulmana comenzó en el siglo VIII, y aportó enormes beneficios a esta comarca de la Vega Alta. Los musulmanes introdujeron enormes mejoras en la gestión de los cultivos y el espacio agrícola, como el uso de las acequias o la noria. Muchas de estas antiguas norias de diferentes épocas aún se conservan, como lo hacen la noria de Ojós o la noria de Los Felices en Ulea.

La capitulación de los visigodos de la Cora de Tudmir permitió la penetración y conquista islámica del Valle. Entre los diversos gobernantes musulmanes del Valle Morisco, destaca Ibn Hud, que emprendió en el año 1228 desde su feudo del Castillo de Ricote la rebelión contra los almohades, proclamándose emir de los musulmanes. Conquistó Murcia y después se hizo con el dominio de Denia, Almería, Granada, Málaga y Sevilla.

El castillo de Ricote o de Los Peñascales fue un complejo fortificado de considerables dimensiones que sirvió de importante enclave defensivo al estar situado en un lugar estratégico que dominaba todo el Valle. Estaba enclavado al este del municipio de Ricote, a unos 150 metros de altura. Hoy en día sólo se conservan algunas ruinas, las cuales están declaradas Bien de Interés Cultural (BIC).

Otras edificaciones de esta época y de las que aún se conservan restos son la Torre de Blanca y su castillo o el granero fortificado de Andarrax, declarados éstos dos últimos como BIC.

En el año 1.243, se inicia un pacto entre los descendientes de Ibn Hud y el príncipe de Castilla don Alfonso. Este pacto contemplaba el respeto de los cristianos hacia las leyes, las propiedades, la cultura y la religión de los musulmanes. Sin embargo, en 1.285, la llegada al trono de Sancho IV hizo que se entregara el poder político del Valle de Ricote a la Orden Militar de Santiago.

Noria

En 1.492, culminación de la Reconquista, los musulmanes fueron obligados a convertirse al cristianismo, surgiendo de este modo los moriscos. La supuesta falsa conversión de éstos y la rebelión de los moriscos granadinos contra la Corona empujaron a Felipe III a la aprobación del decreto de expulsión del año 1.609, aunque muchos de ellos volvieron, el Valle de Ricote fue el último reducto morisco de la Península Ibérica. Esta primera expulsión del pueblo morisco sumió a muchas zonas en una importante crisis, ya que los moriscos tuvieron un importante papel en el desarrollo del Valle de Ricote y de la Región en general.

Desde entonces, las villas del Valle han gozado de una vida apacible y, actualmente, el Valle de Ricote es el reducto de huerta tradicional más importante de la Región de Murcia y de España.

¿Algún dato incorrecto? Enviar sugerencia