Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.

Idioma:   
Zona
Sevilla
Servicios Vive Zone
Adra y Roquetas de Mar
Albacete
Alicante
Barcelona
Benidorm - Marina Baixa
Cartagena - Mar Menor
Granada
Los Alcazares
Madrid
Molina de Segura
Motril
Murcia
Sevilla
Tenerife
Torrevieja - Vega Baja
Valencia
Valle de Ricote
Zaragoza
Logo de Inicio de sesión de usuario
Iniciar sesión
Incluye tu negocio
Conócenos
INICIO
INFORMACIÓN TURÍSTICA
QUÉ VISITAR
QUÉ HACER
PLAYAS
DÓNDE DORMIR
DÓNDE COMER
DÓNDE SALIR
DÓNDE COMPRAR
RESERVAS
GASOLINERAS
BANCA
TRANSPORTE
EMERGENCIAS
MEDIO AMBIENTE
INFORMACIÓN TURÍSTICAINFORMACIÓN TURÍSTICA
GUÍA PRÁCTICAGUÍA PRÁCTICA
DESCUBRE LA CIUDADDESCUBRE LA CIUDAD
HISTORIAHISTORIA
FIESTAS LOCALESFIESTAS LOCALES
TIEMPOTIEMPO
NOTICIASNOTICIAS
INFORMACIóN TURíSTICAHISTORIA17 OCTUBRE 2019

HISTORIA DE LA CIUDAD

Historia de Sevilla

La historia de Sevilla tiene un largo e interesante recorrido. Actualmente, las investigaciones señalan que la fundación de la urbe se llevó a cabo por parte de los Tartesos en el siglo VIII a. C. sobre un terreno elevado aledaño al Guadalquivir, llamada Ispal. Posteriormente, llegarían los Fenicios, Griegos y Cartaginenses, desapareciendo así la antigua civilización tartésica.

Muchos años más tarde llegarían los Romanos. A principios del siglo III a. C., durante la Segunda Guerra Púnica, Escipión venció y expulsó a los cartagineses, estableciéndose allí y dando lugar a la colonia de Itálica. Más tarde, Julio César fundaría el origen de la actual Sevilla, con el nombre de Colonia Iulia Romula Hispalis. Esta nueva etapa sería una época muy importante para la ciudad ya que creció considerablemente. Los romanos cambiaron el paisaje considerablemente con sus innovaciones técnicas, como por ejemplo con la construcción de acueductos y largas vías de comunicación para unir los principales centros de población, conocidas como las vías romanas. Hoy día algunos objetos de aquella época se pueden ver en el Museo Arqueológico.

Pero la etapa de esplendor romano llegaría a su fin en el siglo VIII d. C. cuando Hispalis fue conquistada por los Musulmanes, rebautizándose con el nombre de Isbiliya. Esta nueva civilización tendría a la ciudad casi 800 años bajo su dominio, teniendo así una gran y rica influencia cultural y urbanística. En esta etapa se construyeron edificios muy importantes que a día de se conservan, como la Giralda, la Torre del Oro, el Patio de los Naranjos o el Alcázar. Posteriormente, el arte Mudéjar también dejó su huella con edificios como el Palacio de Pedro I, parte de los Alcázares Reales de Sevilla, o varias iglesias como la de San Marcos, la de Santa Catalina o la de San Pedro.

Esta época musulmana llegaría a su fin a mediados del siglo XIII, cuando los Cristianos derrotaron a los Musulmanes y el Rey Fernando III de Castilla instaló allí su corte, convirtiéndose el puerto de Sevilla en un significativo punto comercial para artesanos y comerciantes, ya que era uno de los más importantes del norte de África. Tras la caída de Granada a manos de los cristianos en 1492, sumado al descubrimiento del Nuevo Mundo, bajo el reinado de los Reyes Católicos, España entró en una época de expansión y prosperidad que hizo que Sevilla se convirtiera en una de las ciudades más influyentes de toda Europa por su comercio. En este tiempo los Reyes Católicos fundaron la Casa de Contratación, lugar donde se dirigía y contrataban los viajes al Nuevo Mundo. Esta nueva época de esplendor supuso una gran expansión urbana, que se tradujo en la construcción de insignes edificios como la Catedral, la Casa de Pilatos, la Casa de las Dueñas, y la ya citada Casa de Contratación, hoy día el Archivo General de Indias. A parte del patrimonio arquitectónico, de esta nueva era también destacan grandes artistas sevillanos como Velázquez o Murillo.

A partir del siglo XVII y XVIII Sevilla comenzaría su declive, debido entre otras cosas al traslado de la Casa de Contratación al puerto de Cádiz. De estos siglos data una de las manifestaciones culturales más importante de Sevilla, la Semana Santa. Algunas de las obras arquitectónicas más representativas de este período son la Fábrica de Tabacos y la Plaza de Toros Real Maestranza. Sería en el siglo XX cuando Sevilla vuelve a coger relevancia, ya que vivió dos eventos importantes de carácter internacional, que son la Exposición Iberoamericana del 29, que dejó importantes y nuevas construcciones como la Plaza de España y el Parque de María Luisa, y la Exposición Universal de 1992, que propició la mejora y reforma de las infraestructuras de la ciudad hispalense.

¿Algún dato incorrecto? Enviar sugerencia