Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.

Idioma:   
Zona
Madrid
Servicios Vive Zone
Adra y Roquetas de Mar
Albacete
Alicante
Barcelona
Benidorm - Marina Baixa
Cartagena - Mar Menor
Granada
Los Alcazares
Madrid
Molina de Segura
Motril
Murcia
Sevilla
Tenerife
Torrevieja - Vega Baja
Valencia
Valle de Ricote
Zaragoza
Logo de Inicio de sesión de usuario
Iniciar sesión
Incluye tu negocio
Conócenos
INICIO
INFORMACIÓN TURÍSTICA
QUÉ VISITAR
QUÉ HACER
PLAYAS
DÓNDE DORMIR
DÓNDE COMER
DÓNDE SALIR
DÓNDE COMPRAR
RESERVAS
GASOLINERAS
BANCA
TRANSPORTE
EMERGENCIAS
EMPLEO Y FORMACIÓN
MEDIO AMBIENTE
SALUD Y BELLEZA
DEPORTES
CIUDADANO
MOTOR
INFORMACIÓN TURÍSTICAINFORMACIÓN TURÍSTICA
GUÍA PRÁCTICAGUÍA PRÁCTICA
DESCUBRE LA CIUDADDESCUBRE LA CIUDAD
HISTORIAHISTORIA
FIESTAS LOCALESFIESTAS LOCALES
TIEMPOTIEMPO
NOTICIASNOTICIAS
INFORMACIóN TURíSTICAHISTORIA19 SEPTIEMBRE 2019

HISTORIA DE LA CIUDAD

Plano Madrid

Foto: @ondasderuido (Flickr). Licencia: CC BY-SA 

Época musulmana 

Aunque hay quienes creen en una posible Madrid romana, las primeras evidencias históricas que se tienen de la ciudad son de la época musulmana bajo el reinado del emir Muhammad I, entre los años 852 y 886. Muhammad I mandó construir una fortaleza en la aldea de Mayrit en las orillas del río Manzanares. Mayrit (Magerit en su versión castellanizada) significa en árabe “abundancia de ríos de agua” y a pesar de que existen otras versiones con significados distintos todos ellos están asociados a aguas de arroyo y aguas subterráneas. Es por esta razón que el lema del primer escudo de la ciudad es: "Fui sobre agua edificada / Mis muros de fuego son / Esta es mi insignia y mi blasón". 

Palacio Real

La alcazaba se construyó justo en el territorio donde se encuentra el Palacio Real con el fin de controlar los pasos de la sierra de Guadarrama y como punto de partida de razzias contra los cristianos del norte.

Hasta la conquista por parte de Alfonso VI de Castilla en 1083, Madrid fue parte del imperio musulmán. No obstante, la fortaleza fue ocupada temporalmente en el año 932 por Ramiro II. En los alrededores de la alcazaba debió surgir lo que sería la ciudad de Madrid como consecuencia de medidas repobladoras como la concesión del fuero en 1202.

Dinastía de los Austrias

Plaza Mayor

La ciudad de Madrid no adquirió importancia hasta 1561 cuando el monarca Felipe II trasladó allí su corte y se hicieron necesarias reformas de carácter urbano y surgieron barrios anexos.

Junto con la expansión de la superficie urbanizada también aumentó el número de la población que se incrementó más de 30.000 habitantes de 1530 a 1594. En 1637 en la corte había cerca de 1.300 pobres y 3.300 personas pidiendo limosna, en su mayoría extranjeros, que junto con pícaros y rufianes constituían el estrato más bajo de la pirámide social. Este descontento dio lugar a motines como el de los Gatos de Madrid.

Mientras tanto, el rey, oculto en su fortaleza, pocas veces aparecía en público, carácter que se reflejaba en la sobriedad se las iglesias y palacios de la dinastía de los Austrias. La arquitectura de Madrid contrastaba con la ostentación y la elaboración de otras ciudades europeas. En esta época se construyeron la plaza mayor, la cárcel de la corte y el ayuntamiento.

Su constitución como sede de organismos centrales políticos y administrativos atrajo una gran cantidad de artistas y escritores tanto españoles como extranjeros.

Dinastía de los Borbones

Puente Toledo

Foto: Manuel (Flickr). Licencia: CC BY- NC-ND

Durante el siglo XVIII, Madrid se ve involucrado en la guerra de sucesión a la corona de Carlos II. Como recompensa a su fidelidad desde 1706, los Borbones premian a la ciudad convirtiéndola en la capital del estado centralizado. Esto supuso numerosas ventajas, entre ellas mejoras urbanísticas. Bajo el reinado de Felipe V se construyeron el puente de Toledo y se comenzó a construir el Palacio Real (1737) con el fin de sustituir el alcázar incendiado en el año 1734.

Carlos III también puso especial énfasis en el embellecimiento y saneamiento de la capital realizando obras como: limpieza de las calles, vigilancia nocturna, empedrado o alumbrado público, entre otras. Su sucesor Carlos IV, en cambio, realizó reformas de menor magnitud.

De forma paralela, Madrid también sufrió cambios sociales desarrollando capas liberales y artesanas. No obstante, los más pobres siguieron sufriendo periodos de hambrunas y su desagrado continuó siendo utilizando por complots políticos para realizar motines como el de Esquilache en marzo de 1766 o el de Aranjuez en 1808. Unos meses después ese mismo año, el 2 de mayo, se enfrentarían a los franceses.

Las guerras napoleónicas frenaron el impulso y desarrollo que los Borbones intentaron aplicar a la ciudad, que no recuperó su ritmo hasta mediados del siglo XIX.

Durante esas décadas se demolieron la mayoría de las antiguas fincas eclesiásticas y conventos que los ciudadanos de los altos estratos sociales como comerciantes y terratenientes adquirieron gracias a la desamortización de Mendizábal. Este territorio se utilizó para crear barrios completos, aunque la extensión urbana permaneció prácticamente invariable.

Real Basílica San Francisco

Foto: Doug (Flickr). Licencia: CC BY-NC-ND

Entre los edificios vinculados a la dinastía borbónica que todavía perduran se encuentran: la Real Basílica de San Francisco el Grande, que cuenta con una colección de pintura de gran renombre; la Basílica de San Miguel, realizada por el arquitecto italiano Santiago Bonavía y lugar donde se enterró a Luigi Boccherini; la Iglesia de San Marcos, de Ventura Rodríguez; y el Convento de las Salesas Reales, construido por François Carlier bajo encargo de la reina Bárbara de Braganza, esposa de Fernando VI, con el que se encuentra enterrada en ese mismo convento. Además, es sede del Tribunal Supremo.

 Evolución de la ciudad

A diferencia de otras ciudades de la época, el crecimiento demográfico de Madrid no fue resultado de la industrialización, ya que sus negocios eran tradicionales y abastecían únicamente la demanda local, sino a la inmigración, sobre todo a partir de 1920. En 1930, casi la mitad de los ciudadanos procedían de otras provincias.

Tras la segunda guerra mundial, la ciudad empezó a convertirse en un centro de consumo y a acoger grandes empresas químico-farmacéuticas, electromecánicas y metalúrgicas.

 Siglo XX

En la historia más reciente, a principios de los años 80, tuvo lugar en el barrio de Malasaña lo que se conocería como la Movida. Este fenómeno contracultural se convirtió en una de las imágenes más conocidas de Madrid y fue resultado del concierto en homenaje a Canito, batería del grupo Tos, que se realizó en la Escuela de Caminos de la ciudad el 9 de febrero. A este concierto asistieron Tos, Nacha Pop, Alaska y los Pegamoides, los Solitarios, Mermelada, Paraíso, Trastos, Mario Tenia y los Rebeldes. Tras ser retrasmitido por TVE, todos estos grupos inspirados por el estilo punk acabaron con un contrato discográfico.

 

¿Algún dato incorrecto? Enviar sugerencia