Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.

Idioma:   
Zona
Benidorm - Marina Baixa
Servicios Vive Zone
Adra y Roquetas de Mar
Albacete
Alicante
Barcelona
Benidorm - Marina Baixa
Cartagena - Mar Menor
Granada
Los Alcazares
Madrid
Molina de Segura
Motril
Murcia
Sevilla
Tenerife
Torrevieja - Vega Baja
Valencia
Valle de Ricote
Zaragoza
Logo de Inicio de sesión de usuario
Iniciar sesión
Incluye tu negocio
Conócenos
INICIO
INFORMACIÓN TURÍSTICA
QUÉ VISITAR
QUÉ HACER
PLAYAS
DÓNDE DORMIR
DÓNDE COMER
DÓNDE SALIR
DÓNDE COMPRAR
RESERVAS
GASOLINERAS
BANCA
TRANSPORTE
EMERGENCIAS
EMPLEO Y FORMACIÓN
MEDIO AMBIENTE
SALUD Y BELLEZA
DEPORTES
CIUDADANO
MOTOR
INFORMACIÓN TURÍSTICAINFORMACIÓN TURÍSTICA
GUÍA PRÁCTICAGUÍA PRÁCTICA
DESCUBRE LA CIUDADDESCUBRE LA CIUDAD
HISTORIAHISTORIA
FIESTAS LOCALESFIESTAS LOCALES
TIEMPOTIEMPO
NOTICIASNOTICIAS
INFORMACIóN TURíSTICAHISTORIA6 DICIEMBRE 2019

HISTORIA DE BENIDORM

La historia del municipio de Benidorm comienza desde el hallazgo de restos arqueológicos de un poblado íbero dedicado a la pesca en Tossal de la Cala, un montículo situado entre la playa de Poniente y la playa de Finestrat. También se tiene constancia del paso de los romanos por estas tierras, tal y como atestiguan los restos de una villa romana encontrada en la Partida del Moralet, así como fragmentos de naves púnicas y romanas naufragadas en la bahía de Benidorm. Durante la Reconquista, se sabe que existió una Alquería árabe en la Partida de Lliriets, aunque se trata de una población de escasa importancia.

En el año 1245, el rey Jaime I de Aragón conquista Benidorm durante la expansión cristiana contra el poder musulmán, por lo que numerosos moriscos habitaban en la zona. Jaime I repartió los feudos conquistados entre sus colaboradores, y las tierras de Benidorm (al igual que muchas otras de la comarca) fueron entregadas al almirante Bernardo de Sarriá. Este importante señor feudal, otorgó Carta Puebla a Benidorm el 8 de mayo de 1325, creándose de esta manera el castillo y la villa en un intento de atraer familias cristianas al lugar y evitar el alzamiento morisco. Desde entonces, el municipio (estratégicamente situado) formaba parte del Reino de Valencia.

En 1335, Benidorm se encontraba en manos del Infante Pedro de Aragón y Anjou y, posteriormente, pasó a su hijo Alfonso de Aragón y de Foix, quienes fueron los verdaderos constructores de la villa. Más tarde, Benidorm pasa a manos de los condes de Denia (1356), luego a la Corona y, finalmente, al noble Ruy Díaz de Mendoza (1430).

Benidorm sufrió dos grandes ataques berberiscos, uno en 1410 y otro en 1448. Estos ataques asolaron la villa y el castillo, y la gran mayoría de la población fue esclavizada.

En el siglo XVI (perteneciendo a la Baronía de Polop), el castillo se amplia y repara, pero la villa se encontraba prácticamente despoblada. Para atraer habitantes a la zona, se mejoraron las construcciones defensivas y se instaló (según órdenes de la aristócrata Doña Beatriu María de Fajardo Mendoza) en 1666 una acequia que abastecía de agua al lugar y que permitió la creación de regadío.

En el año 1701, la población volvió a ser municipalmente independiente. A finales del siglo XVIII, Benidorm ya contaba con unos 2.700 vecinos, una fuerte expansión demográfica que se debió a la importante actividad pesquera basada en la almadraba (pesca de atún mediante un complejo sistema de redes).

A principios del siglo XIX, tropas napoleónicas profanaron el cementerio y destruyeron el castillo. En esta época, además, se llevó a cabo una intensa actividad contrabandista.

El turismo comienza a surgir en la zona a partir de la construcción del Balneario de la Virgen del Sufragio en la segunda mitad del siglo XIX, así como por la mejora de las comunicaciones por carretera y ferrocarril con Alicante y Madrid. No obstante, no era el mejor momento para la economía de Benidorm, ya que entró en crisis la agricultura de la vid, así como la marina mercante debido a la pérdida de las últimas colonias ultramarinas (Cuba, Puerto Rico y Filipinas), de modo que muchas personas emigraron y la población descendió.

En 1925, se construyen los primeros chalets en la playa de Levante. Durante la Guerra Civil, la población forma parte del bando republicano y, tras ella, se van recuperando las actividades socioeconómicas, donde vuelve a destacar la pesca.

A partir de los años cincuenta, se empieza a producir una verdadera transformación del municipio. En 1952, se cerró la Almadraba más importante por bajo rendimiento en capturas y, en 1956, el Ayuntamiento aprueba el ordenamiento urbanístico de la villa con la finalidad de crear una ciudad dedicada al ocio turístico. Así, se apuesta por el turismo debido al denominado “boom” turístico que acontece durante estos años, y se abandonan actividades como la agricultura y la pesca. Entre 1950 y 1960 la población pasa de 2.726 habitantes a 6.259.

Con la entrada en funcionamiento en 1967 del aeropuerto de Alicante, comienza la llegada de turistas extranjeros a Benidorm a través de vuelos chárter. Paralelamente, se incrementa significativamente la oferta de plazas hoteleras y la ciudad crece espectacularmente. En 1997, ya son más de 50.176 vecinos. En estos años, Benidorm rompe con la estacionalidad turística y, actualmente, es una de las más importantes ciudades turísticas de la costa mediterránea y de España.

¿Algún dato incorrecto? Enviar sugerencia